El hechizo de madera

Ya sea para evitar que ocurra una desgracia de la que se habla o para que suceda algo que se desea, son pocos los que se resisten al automatismo de tocar madera.

zmaderaEl hechizo de la madera está asociado a las energías positivas que se imputan a este elemento de la naturaleza. Si tocas madera, en especial si es de roble, atraerás la buena fortuna y evitarás la mala suerte. Basta que así lo creas.La creencia en el hechizo de la madera es mucho más antigua, que el origen cristiano que en general se le atribuye. La explicación más extendida la asocia a la madera de la cruz de Jesús, cuyos fragmentos eran buscados y venerados, como fuentes de la bendición de Cristo. Por extensión, tocar cualquier tipo de madera, a condición de que no tenga patas, pasó a ser una forma de atraer la buena suerte para que suceda algo que se desea, o evitar una desgracia de la que se habla.

A decir verdad, esta es una simplificación un tanto desviada del origen anterior de esta creencia, ya que más vagamente los celtas rendían culto a los árboles, a los que consideraban representaciones de los dioses en la tierra. Se creía que eran un cable a tierra, por donde se iban los males, de allí la costumbre de tocarlos. En tal sentido, las propiedades benéficas de la madera, sólo eran referidas a su estado natural. Un objeto de madera, tenga o no patas, implica un árbol muerto y sólo las sucesivas adaptaciones, han podido darle un carácter mágico y protector.

Conjuntamente, tanto los indios norteamericanos que vivieron alrededor de 2000 años antes de Cristo, como los griegos, rendían culto al roble, al que consideraban morada de algún dios, por ser habitualmente alcanzado por los rayos. En cualquier caso, si estás pensando adoptar un amuleto mágico de madera, lo más indicado es un trozo de corteza que tú mismo hayas tomado de su entorno natural, sea o no de roble o aromatizada, como indican otras creencias, lo cierto es que si te lo crees, ten por seguro que funcionará.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*